domingo, 11 de diciembre de 2011

MIS ENANITOS

Hola queridos, el ánimo va mejorando, andaycamina tiene que seguir escribiendo, porque mi vida es andar y caminar, y es cierto que este último año no ha sido de los mejores, emocionalmente todo esta del revés, pero siempre he superado las malas experiencias y los malos momentos.

Quisiera hablaros de los  enanitos que me rodean, uno es mio y los otros cuatro de mis hermanos,  son el futuro de la familia, la verdad es que no somos muy numerosos, pero son el motor de la familia.
Uno de ellos es mi niño, evidentemente, es al enanito que mas protejo, es mi luz, nos costó muuuuuuucho trabajo que llegara, pero llegó, iluminó nuestra casa de luz, cuando lo mire por primera vez, me prometí que siempre estaría ahí, y que intentaría ser una buena MADRE,  no pretendo protegerlo en exceso, pues quiero que aprenda de sus errores, aunque si que tengo unas expectativas muy grandes puestas en el, y eso se que no es bueno, ahora que va creciendo, se que las expectativas se las tiene que ir marcando él , y yo solo  ayudarle a que las consiga. El saca lo mejor de mi misma

Día día intento ser la persona que le guia, para que aprenda los valores de la vida, aunque el me enseña tantas cosas, que a veces pienso que es el, quien  a mi me guia. Sin duda es lo mejor que me ha dado la vida, parirlo, criarlo, amarlo......... EL, ES LA LUZ QUE ME GUIA.

Bien este es el enanito mas pequeño, pero antes de que él llegara, nacieron mis cuatro enanitos, todos son luces que  me iluminan, recuerdo la espera del primer enanito, era tan deseado por todos en la familia, que no veíamos el momento que llegaran, era guapisimo, y la verdad fue un momento especial para mí. Luego vinieron las tres enanitas, cada momento de su llegada fue especial para mí, de una de ellas soy su guardián, me hacia mucha ilusión ser el guardián de alguno de mis enanitos. El último ya he dicho que es mi mi niño.

A todos los quiero con locura, quizás por la distancia o por la vida, no los he disfrutado como yo hubiera querido, pero siempre están en mi corazón, cuando estamos todos juntos, soy feliz, cada encuentro con ellos es una fiesta de intimidad y de cariño, me gusta mirarlos, son niños muy inteligentes y muy cariñosos.
Cuando estuve enferma, dos enanitas me escribieron dos  carta, (Las guardo como oro en paño) yo estaba ingresada en el hospital, y no podían verme, sus palabras en la carta me dio mucha fuerza, me echaban de menos y me decían que era la mejor tita del mundo. Que tierno, y cuanta ternura desprendían aquellas cartas con dibujos. Luego han ido creciendo, y empiezan a ser independientes, a tener sus propias vidas, incluso se les olvida felicitarme para mi cumple, pero es normal, ya no son enanitos, sino príncipes y princesas, con sus inquietudes de adolescentes o preadolescentes  que  viven en su mundo, que es muy diferente a cuando eran pequeñitos.

Es tanto el  amor  que siento por ellos que, siempre estaré a su lado , y siempre tendrán mi apoyo.

Este poema es para los que forman parte de mi familia.

 La familia es aquel sitio donde uno deja de ser solitario fugitivo.
La familia es el eterno retorno a uno mismo, el pasado y el destino.
Es la piedra fundamental de quienes somos, lo que queremos.
Es el fuerte que siempre resiste los dolores, lo que tememos.

La familia es fuente de amor inagotable, y sentido del amor mismo
.
La familia es el poema de todos los poemas de amor jamas escritos.
Es el grupo de personas que la conforman, y cada una de ellas.
Es con quien compartir pasiones e intrigas, triunfos y tristezas.

La familia es un centro de poder, y ese poder es la confianza.
La familia existe adentro nuestro, adonde quiera que uno vaya.
Es la camadería de un hermano, el ceño fruncido del padre.
Es aventuras de primos, paciencia de abuela, cariño de madre.

La familia es todo lo que importa confiar, y creer, y mantener.
La familia es aquello más venerable, lo que nos hace crecer.
Es todo esto y tantas cosas más, es fuego, agua, tierra y viento.
Es norte cuando estamos perdidos, descanso, palabra de aliento.