jueves, 22 de diciembre de 2011

LAZOS DE UNIÓN

Ya está muy cerca la Navidad, y aunque ya no es lo mismo, no dejo de recordar viejos tiempos, Navidades vividas, sentimientos tan fuertes vividos, con personas que han significado tanto en mi vida......... realmente forman parte de mi vida aun hoy. Rememorar estos días sin duda es hablar de mi mejor amiga, por la navidades que vivimos y por la vida que vivimos juntas

Muchas veces he referido en mis escritos pinceladas sobre una amiga de toda la vida, bueno desde los trece años, que fue cuando nuestras vidas se unieron, y fue como consecuencia, acordaros de repetir curso en EGB, es esa amiga con la que compartes todo, con aquella en la que el solo mirarnos ya sabíamos lo que queríamos decirnos, aquella en la que la conexion entre las dos  era sobrenatural.

Todo empezó cuando repetí séptimo de EGB, la conocí y enseguida conectamos, curiosamente, sus padres y los mios eran del mismo pueblo (que además nuestro corazón el de ella y el mío está repartido entre nuestro pueblo y el de nuestros padres) y más curioso todavía, que eran amigos de la infancia, con lo que no solo hubo una gran conexión entre nosotras, sino que encima nuestros padres eran amigos, lo que hizo que la relación fuera mucho más fácil.

Contar nuestra relación podría llevarme muchas páginas, pues ha sido una de las personas que mas ha influido en mi vida, y con la que he compartido todo de la primera etapa de mi vida, ( en mi vida hay una primera etapa, antes de la partida de mi madre, y la segunda que es a partir de su partida, pues hubo cambios notables en mi personalidad), de todas formas contaré mis sentimientos mas profundos sobre esta amistad.

Las dos pensábamos lo mismo, teníamos las misma forma de pensar, los mismos gustos, no nos gustaban los mismos chicos, pero en lo  demás eramos como dos gotas de agua. Empezamos a compartirlo todo, pandilla, amigos, con la familia vacaciones, viajes...... No hacíamos nada la una sin la otra. Pasamos muchos acontecimientos de adolescentes, buenos y otros no tan buenos juntas, apoyandonos, cuando algo iba mal, era reconfortante saber que mi amiga estaba allí.

Es curioso, siempre pensábamos que íbamos a estar toda la vida juntas, que nuestros hijos serian novios, y que nuestros maridos serian los mejores amigos del mundo.

Nuestras batallitas son innumerables y algunas incontables, la vida hizo que conociéramos a nuestras actuales parejas ya un poco creciditas, lo que dio lugar a una relación intensa y larga. De todas las anécdotas que nos ocurrió en nuestra larga relación voy a contar una que fue muy especial, fue una navidad, no se porque motivo nos enfadamos, estuvimos unos días sin hablarnos, sin llamarnos por teléfono. Nuestra pandilla decidió ir a ver el estreno de GHOST, claro aunque no nos hablabamos, nuestros amigos eran comunes, así que fuimos todos al cine, ella también claro, yo ya he contado que cuando veo películas si son de drama lloro como una magdalena, pues al final de la película  yo lloraba a moco tendido, y mi amiga también, cuando salimos del cine, nos miramos y nos fundimos en un abrazo taaaaaaaaaaaaaaan fuerte, que hoy día me estremezco al recordar aquel abrazo, nos pedíamos perdón las dos, estuvimos toda la tarde, que nuestros amigos nos decían que parecíamos una pareja de novios. Fue realmente emocionante.

Compartimos todo, las vaciones eran estupendas, primero íbamos con nuestros padres, pero luego al ser mas mayores nos íbamos solas, bueno, sin contar las que voy con mi marido, las mejores vaciones de la vida.

Después cuando mi madre se fue, yo ya estaba con mi marido, y ella con el suyo  y yo cambie mucho, fue muy duro los primeros años, ella me apoyo, pero yo empecé a alejarme de todo y de todos. Luego me case, y ya sabéis que me fui a otra ciudad, y aunque al principio íbamos mucho al pueblo, luego llegó mi enfermedad, ella me llamaba todos los días, pero fue casi dos años sin bajar al pueblo, imagino que la distancia es la causante que ya no sea igual que antes, pero todavía hay conexion, nos llamamos, y cuando vamos al pueblo seguimos saliendo juntas, realmente cuando bajo allí es para verla a ella, pues yo toda la familia la tengo en otro pueblo cerca del mio.

Desde andaycamina quiero dedicarle estos sentimientos a mi gran amiga:

Primeramente, quiero darte las gracias por todo lo que me has dado; por tu compañía, tu apoyo, tu comprensión y presencia. Por brindarme la oportunidad de tener a mi lado a alguien como tú, en quien confiar, con quien divertirme, con quién soñar.

Tu fuiste siempre algo importante y especial para mí y lo sigues siendo. Formas parte de mi vida; de mis pensamientos, sentimientos, decisiones y emociones... No te quepa la menor duda de lo que significas para mi y de tu lugar en mi corazón.

Te quiero y quiero que seas muy feliz porque lo mereces, si deseas que comparta no solo esa felicidad contigo, sino todos los instantes de tu vida; aquí estoy y aquí estaré siempre. Tú lo sabes.

No me despido, pues siempre estaré aquí contigo...