lunes, 23 de septiembre de 2013

INCIDENTES

Hola a todos, no se ni como empezar. Me siento tan decaída que ni las letras me salen. el fin de semana pasado iba a ser un fin de semana normal con algunos planes, salir al zoo, de tapas, pues se aproximan las fechas de la fiestas del pueblo, y el sábado decidimos hacer la ruta de la tapa. Todo bien, salimos y en el primer bar , no nos quedamos porque a los niños no le ponían de comer, decidimos ir a otro, en el cual había un parque cerca, así los niños podrían jugar y los tendríamos a la vista. Pues bien comimos, los niños estaban un poco enfadados porque había un niño mayor que ellos que les estaba fastidiando, y en un momento... los niños subidos en un columpio, otro pequeñito en el suelo jugando con la tierra, el niño que no para de fastidiar  a los nuestros, sube al columpio y tira al vacío (A una altura de metro y medio, o dos metros) a tres niños, uno de ellos mi hijo.... y donde cae? encima del pequeño de cuatro años..... mi hijo nueve años y muy grande... que ocurre ? que el pequeño que estaba jugando con la arena, se rompe el fémur cuando mi hijo cae encima de él. Como me siento......  fatal, no es que mi hijo sea el culpable, pues a mi hijo también le podía haber pasado algo gordo, pero fue mi niño quien cayó encima. Podía haber sido otro, pero no. Me tire toda la tarde llorando, pues la cosa fue que el niño como es pequeño, para escayolarlo necesitaban dormirlo, luego cuando lo vi.... fue peor, le escayolaron de cintura para abajo las dos piernas. No puedo quitármelo de la cabeza, además mi niño me dice que él ha tenido la culpa por caerse encima de él,  y evidentemente eso también me duele porque ha sido involuntario, le empujo otro niño. Las cosas pasan y a veces piensas que si hubieras hecho otra cosa este incidente no hubiera ocurrido. No solo yo estoy mal, mi marido también se siente mal. Pensar que llegan las fiestas y que hacemos una peña, y que el peque tenga que estar en estas condiciones nos llena de tristeza y nos quita las ganas de la fiesta.

Este post lo deje a medias,  pues no me salía escribir del tema y ya han pasado casi dos semanas del suceso, con el paso del tiempo, no es que ya no me acuerde, pues no se me olvida, pero ya estamos mas animados, el pequeño tiene mucha fuerza y va  a salir de esta, pero cada vez que lo vemos o alguien pregunta que le ha pasado, el corazón se me parte en dos. Es tan pequeño, pregunta que cuando va a poder andar, y como es pequeño, no tiene todavía el sentido del tiempo..... y todavía le quedan cuatro semanas más.

Las fiestas pasaron, el empiece fue un poco mal, pues no teníamos  ganas ni de salir en el desfile, pues estábamos de un humor.....   pero al final salimos y la verdad, fue como una inyección de optimismo, el niño y su familia al final también disfrutaron de las fiestas, y eso nos animó bastante.

En realidad ha sido un incidente bastante desafortunado, que no tenia que haber ocurrido, y quiero desde mi Blog,  mandarle a la familia todo nuestro apoyo y cariño.

Cada niño es un letrero viviente que dice: ¡Precaución!.  OSCAR WILDE